Ha habido mucha discusión frente a qué región del virus Covid-19 se deberían de haber realizado los test para detectar los anticuerpos de los kits desarrollados para identificar la inmunidad de las personas frente al Sars-COv-2. Había tres posibilidades: la S1, la N o la RBD.  

Primero, los científicos descubrieron pacientes que se habían recuperado de la infección con Covid-19, pero misteriosamente no tenían anticuerpos contra él. Luego, se supo que este podría ser el caso de un número significativo de personas y, a continuación, llegó el hallazgo de que muchos de los que desarrollan anticuerpos parecen perderlos después de unos pocos meses.

Aunque los anticuerpos han demostrado ser de vital importancia para rastrear la propagación de la pandemia, podrían no tener el papel principal en la inmunidad que pensamos. Si vamos a adquirir protección a largo plazo, parece  que cada vez más podría provenir de otro lugar.

Los linfocitos T

Mientras el mundo ha estado preocupado por los anticuerpos, los investigadores han comenzado a darse cuenta de que podría haber otra forma de inmunidad. Una que, en algunos casos, ha estado al acecho sin ser detectada en el cuerpo durante años. Un tipo de glóbulos blancos está ganando protagonismo y puede ser crucial en nuestra lucha contra la Covid-19. Este podría ser el gran momento de los linfocitos T.

Los linfocitos T son un tipo de célula inmune cuyo objetivo principal es identificar y eliminar los patógenos invasores o las células infectadas.

Lo hacen usando proteínas en su superficie, que pueden unirse a proteínas en la superficie de estos impostores. Cada linfocito T es altamente específico y existen millones de versiones posibles de estas proteínas de superficie que pueden reconocer un objetivo diferente. Debido a que los linfocitos T pueden permanecer en la sangre durante años después de una infección, también contribuyen a la «memoria a largo plazo» del sistema inmunitario y le permiten generar una respuesta más rápida y efectiva cuando se exponen a un viejo enemigo.

Varios estudios han demostrado que las personas infectadas con Covid-19 tienden a tener linfocitos T que pueden atacar al virus, independientemente de si han experimentado síntomas. Pero los científicos también han descubierto que algunas personas pueden dar resultados negativos para anticuerpos contra Covid-19 y positivos para los linfocitos T, pudiendo estos identificar el virus.

Esto ha llevado a sospechar que, en algún nivel de la inmunidad contra la enfermedad, esta podría ser el doble (anticuerpos y linfocitos) de lo que se pensaba anteriormente.

Lo más extraño de todo es que cuando se analizaron muestras de sangre tomadas años anteriores a la pandemia, se encontraron linfocitos T diseñados específicamente para detectar proteínas en la superficie del Sars Cov-2. Esto sugiere que algunas personas ya tenían un grado de resistencia preexistente contra el virus antes de que infectara a un humano.

Algo que parece ser sorprendentemente frecuente: entre el 40 y 60% de los individuos no expuestos tenían estos linfocitos. Por ejemplo, en el caso del SIDA, la enfermedad es principalmente una enfermedad de los linfocitos T que el VIH elimina sistemáticamente en pacientes infectados por el virus.

El papel central de los linfocitos T también podría ayudar a explicar algunas de las peculiaridades que hasta ahora han escapado a la comprensión, desde el dramático aumento en el riesgo que las personas enfrentan al virus a medida que envejecen, hasta el misterioso descubrimiento de que pueden destruir el bazo. Si la comunidad científica conoce qué aspectos del sistema inmunitario son los más importantes, pueden dirigir sus esfuerzos para hacer que las vacunas y los tratamientos funcionen.

Covid-19

Cómo se desarrolla la inmunidad de la COVID-19

En el transcurso de meses o años, el virus del VIH promulga una especie de genocidio de linfocitos T en el que los persigue, ingresa y sistemáticamente los hace suicidarse. «Elimina una gran fracción de ellos», dice Adrian Hayday, profesor de inmunología en el King’s College de Londres y líder de grupo en el Instituto Francis Crick. «Y eso realmente enfatiza cuán increíblemente importantes son estas células, y que los anticuerpos por sí solos no lo ayudarán».

Digamos que, durante una respuesta inmune normal a un virus de la gripe, la primera línea de defensa es el sistema inmune innato que involucra glóbulos blancos y señales químicas que dan la alarma. Esto inicia la producción de anticuerpos que se activan unas pocas semanas después.

«Y en paralelo con eso, comenzando aproximadamente cuatro o cinco días después de la infección, comienzas a ver que los linfocitos T se activan e indicaciones de que están reconociendo específicamente las células infectadas con el virus», dice Hayday.

Estas células desafortunadas se envían rápida y brutalmente, ya sea directamente por las células T o por otras partes del sistema inmunitario que las reclutan, para hacer la tarea desagradable por ellas, antes de que el virus tenga la oportunidad de convertirlas en fábricas que producen más copias de sí mismo.

Buenas y malas noticias

Entonces, ¿qué sabemos sobre los linfocitos T y Covid-19? Así lo explica Hayday: «Al observar a los pacientes de Covid-19, también a las personas que han sido infectadas pero no han necesitado hospitalización, está absolutamente claro que hay respuesta de linfocitos T. Y casi con certeza, esta es una muy buena noticia para quienes están interesados en las vacunas, porque claramente somos capaces de producir anticuerpos y producir linfocitos T que “vean” el virus. Sin embargo, hay una condición. En muchos pacientes que están hospitalizados con Covid-19 más graves, la respuesta de los linfocitos T no se ha activado. Grandes cantidades de Linfocitos T se ven afectados».

Una teoría es que estos linfocitos T simplemente se están redirigiendo a donde más se necesitan, como los pulmones. Pero su equipo sospecha que muchos de ellos están muriendo en su lugar.

«Las autopsias de pacientes con Covid-19 están comenzando a revelar lo que llamamos necrosis. Esto es particularmente evidente en las áreas del bazo y las glándulas linfáticas donde normalmente viven los linfocitos T. De manera desconcertante, la necrosis del bazo es un sello distintivo de la enfermedad de linfocitos T en la cual las propias células inmunes son atacadas. Si se observa en las autopsias de pacientes con SIDA, se verá estos mismos problemas. Pero el VIH es un virus que infecta directamente a los linfocitos T, toca a la puerta y entra. Por el contrario, actualmente no hay evidencia de que el virus Covid-19 pueda hacer esto. Hay potencialmente muchas explicaciones para esto, pero que yo sepa, nadie tiene una todavía», dice Hayday.

La disminución de las células T también podría ser la causa de por qué los ancianos se ven mucho más gravemente afectados por Covid-19. Hayday señala un experimento realizado en 2011 que implicó exponer a los ratones a una versión del virus que causa SARS. Investigaciones anteriores habían demostrado que el virus, que también es un coronavirus y un pariente cercano de Covid-19 desencadenó la producción de linfocitos T que fueron responsables de eliminar la infección.

El estudio de seguimiento produjo resultados similares, pero el giro fue que esta vez se permitió que los ratones envejecieran. Mientras lo hacían, sus respuestas de linfocitos T se volvieron significativamente más débiles.

Sin embargo, en el mismo experimento, los científicos también expusieron a los ratones al virus de la gripe. Y en contraste con los infectados con Covid-19, estos ratones lograron retener sus células T que actuaron contra la gripe hasta en los años tardíos de vida de los ratones.

«Es una observación atractiva, en el sentido de que podría explicar por qué las personas mayores son más susceptibles a Covid-19. Cuando se alcanzan los 30 años se comienza a reducir realmente el timo (una glándula ubicada detrás del esternón y entre los pulmones, que desempeña un papel importante en la maduración de las células inmunes) y la producción diaria de linfocitos T disminuye enormemente” comenta Hayday.

¿Qué significa esto para la inmunidad a largo plazo? «Con el virus SARS original (que surgió en 2002) se encontró la existencia de linfocitos T algunos años después de que estas personas fueran infectadas. Esto es consistente con la idea de que estos individuos portaban linfocitos T protectores, mucho después de haberse recuperado” dice Hayday.

El hecho de que los coronavirus pueden dar lugar a linfocitos T duraderos es lo que recientemente inspiró a los científicos a analizar muestras de sangre antiguas tomadas de personas entre 2015 y 2018, para ver si contendrían alguna que pueda reconocer Covid-19. El hecho de que este fuera el caso, ha llevado a sugerir que sus sistemas inmunes aprendieron a reconocerlo después de encontrarse el virus de la gripe con proteínas de superficie similares en el pasado.

Esto aumenta la posibilidad de que la razón por la que algunas personas experimentan infecciones más graves es que no tienen estas acumulaciones de linfocitos T que ya pueden reconocer el virus.

Covid-19

¿Esto conducirá a una vacuna de la Covid-19?

Si las anteriores exposiciones a los virus de la gripe realmente conducen a casos más leves de Covid-19 es un buen augurio para el desarrollo de una vacuna, ya que es una prueba de que los linfocitos T persistentes pueden funcionar.

La forma en que se diseñan las vacunas generalmente depende del tipo de respuesta inmune que los científicos esperan provocar. Algunas pueden desencadenar la producción de anticuerpos: proteínas que flotan libremente y pueden unirse a patógenos invasores, y neutralizarlos o etiquetarlos para que se encargue de ellos otra parte del sistema inmunitario. Otras formas, podrían intentar involucrar a los linfocitos T, o tal vez, provocar una respuesta de otras partes del sistema inmune por lo que probablemente vamos a escuchar mucho más sobre los linfocitos T en el futuro.

*Artículo parcialmente publicado por la BBC.

Artículos relacionados

Test rápidos de antígeno COVID-19

¿Es ético el uso de un pasaporte serológico?

COVID-19 y co-infecciones por hongos

Respuesta del sistema inmune en la infección por SARS-CoV-2