Un simple análisis de sangre podría reconocer el cáncer de mama en los controles rutinarios. El test sería tan certero como una mamografía, una ecografía o una tomografía de resonancia magnética.

Biopsia líquida

El análisis está basado en el principio de “biopsia líquida” y fue presentado por el Dr. Christoph Sohn (Clínica Universitaria Ginecológica de Heidelberg) durante el Congreso de Capacitación de la Academia Alemana de Ginecología, en Düsseldorf.

La biopsia líquida, también conocida como biopsia de fluido o biopsia en fase fluida, consiste en una prueba analítica que se realiza en una muestra de tejido biológico no sólido, principalmente sangre.

El equipo del profesor Shon se ha concentrado en 15 biomarcadores (sustancias producidas por las células tumorales) que se liberan en la sangre y que advierten de la existencia de este tipo de cáncer.

Sistema de alerta temprana

Está diseñado como un sistema de alerta temprana que hace posible diagnosticar la enfermedad de forma no invasiva (ni dolorosa, ni estresante). El test también podría detectar tumores que no son visibles en una mamografía cuando el tejido mamario es demasiado denso.

Además, se indica en pacientes que, por razones de salud, no pueden someterse a una mamografía, durante la cual los senos son aplastados para lograr una mejor imagen. Por otro lado, una tomografía de resonancia magnética tiene la desventaja de que se utiliza una gran cantidad de rayos.

biopsia líquida

Cuanto antes mejor, ya que el cáncer de mama es superado por un 95% de las pacientes en las que se detecta a tiempo.

El test podría ser de ayuda, sobre todo, para mujeres de más de 50 años que estén consideradas como pacientes de riesgo porque su madre o su abuela sufrieron de cáncer de mama. En estos casos, la cuota de aciertos se eleva hasta a un 80 o 90 por ciento.

Por eso, los diseñadores del test consideran que debe comenzar a aplicarse cuando antes, al menos a las mujeres que portan uno de los 12 denominados genes de cáncer de mama y que tienen una probabilidad de entre el 60% y el 80% de desarrollar la enfermedad.

“Podrían ser evaluadas regularmente para una mejor valoración de riesgos y podría decidirse sobre una base más sólida si es conveniente la extirpación preventiva. Queremos poder usar la prueba para predecir, por ejemplo, cuál es la probabilidad de que su cáncer regrese en los próximos años”, comenta el Dr.Shon.

El método podrá, además, ayudar a monitorizar el éxito de una quimioterapia y de los medicamentos que la componen, pudiendo diseñarla a medida de la necesidad de cada paciente.

La biopsia líquida no reemplaza el diagnóstico tradicional

El test no reemplazará por completo a los métodos tradicionales de diagnóstico, sino que ayudará a detectar aún más temprano y de manera más confiable el cáncer de mama.

Sohn considera que, en la franja de máxima efectividad, es una prueba más fiable incluso que la tradicional mamografía, puesto que puede detectar tumores que no son visibles en esa prueba cuando el tejido mamario es demasiado denso, pero no cree que deba reemplazar a la mamografía en todos los casos.

El nuevo test está respaldado por los llamados estudios de cohorte prospectivos, en los que se hace un seguimiento de los individuos durante cierto tiempo para observar su evolución. El estudio aún continúa y comprenderá finalmente a 2.000 pacientes.

Artículos Relacionados

Nuevos retos en cáncer de mama